vigilante_seguridad_negocio

¿Necesito un vigilante de seguridad para mi negocio?

Cualquier negocio precisa de unas medidas de seguridad para garantizar que sus instalaciones, bienes y clientes se encuentran lo más cubiertos posible. Esto se aplica no sólo a las normas de seguridad del inmueble para poder ser habitable, también al equipo de seguridad contra robos y atracos.

Por este motivo, desde el blog de Empresaseguridad.es, Serlingo ha querido abordar esta duda tan frecuente y común entre los propietarios de cualquier tipo de negocio. Dicho de otra manera: sea cual sea el tipo de negocio, todos los propietarios se han preguntado o se preguntan alguna vez esta duda.

¿Éste es su caso también? Si es así, no sufra. Este artículo le ayudará, le resolverá las posibles dudas que tenga y le animará a contratar los servicios de un vigilante de seguridad. Algo que resulta, sin duda, altamente necesario en función de una serie de criterios y características del negocio.

¿Qué tareas lleva a cabo un vigilante de seguridad?

Los vigilantes de seguridad llevan a cabo unas tareas concretas en sus lugares de trabajo, los cuales son, en este caso, negocios y lugares de distintas características. Cada una de estas tareas no tiene por qué implicar el uso de armas de fuego u otros tipos de armas.

Todas estas tareas y funciones son complementarias a las de la seguridad pública, tal y como dictan los artículos 71, 72, 76 y 77 del Reglamento de Seguridad Privada. De hecho, estos mismos artículos también mencionan en qué consisten estas funciones.

vigilante_seguridad_negocio_espacio

Tareas y funciones de un vigilante de seguridad

  1. Realizar controles de seguridad en los accesos o en el interior de los inmuebles en los que trabajan. Estos controles no implican la retención de la documentación personal.
  2. Mantener vigilado el inmueble o inmuebles, incluyendo las personas que se encuentran dentro del mismo durante su horario de trabajo.
  3. Esta vigilancia implica la evitación de la consumación de actos delictivos e infracciones relacionadas con el inmueble y los individuos que debe asegurar.
  4. Asimismo, la vigilancia también se extiende al almacenamiento, recuento, transporte y clasificación del dinero, valores y objetos valiosos. Es decir, también se extiende a los bienes materiales del negocio.
  5. Una vez atrapados o retenidos los delincuentes, los vigilantes deben ponerlos a disposición de las fuerzas y cuerpos de seguridad. De la misma manera, esto también ocurrirá con pruebas o instrumentos utilizados durante el delito.
  6. El vigilante deberá llevar a cabo la prestación de servicios de respuesta de las alarmas que se produzcan en su lugar de trabajo y que no sean jurisprudencia de la Policía o Fuerzas de Seguridad.

Estas son las tareas que deben llevar a cabo los agentes de seguridad en sus lugares de trabajo. Como se puede apreciar, las funciones giran entorno a la seguridad del inmueble, los trabajadores y los clientes que se encuentran en el lugar.

Por este motivo los agentes deben tener un perfil enfocado al diálogo, el respeto, la negociación y, para casos puntuales, la fuerza. Cada una de estas capacidades o, mejor dicho, facultades van a serles de gran ayuda en sus puestos de trabajo y en la resolución de conflictos.

¿Necesito un vigilante de seguridad en mi negocio?

La respuesta a esta pregunta resulta muy sencilla: sí, sin duda. Sea cual sea el negocio, la situación, el ambiente en el que está sumergido y el tipo de clientela que se mueve por él, un local o inmueble comercial siempre debe poseer un vigilante de seguridad para ahorrar problemas.