Empresa de Vigilancia en Madrid – Vigilantes de seguridad profesionales

Ya lo hemos dicho y seguimos manteniéndolo, el pilar sobre el que se sustenta la prestación de servicios de SERLINGO SEGURIDAD. Para contar con un equipo profesional que acometa con garantías nuestra filosofía de trabajo, seguimos un proceso dividido en dos fases diferenciadas. La selección de personal y la formación activa del mismo.

Vigilante de Seguridad – Selección

El objetivo de nuestro proceso de selección es tener al personal más motivado para el cumplimiento de nuestra función. Solo con un personal convenientemente motivado se pueden llegar a cubrir las necesidades de nuestros clientes. El fin último de nuestra empresa de seguridad. Para conseguirlo en nuestro proceso de selección buscamos a las personas más idóneas para cada servicio. Al tiempo debemos conseguir que esas personas salgan del proceso con toda la información necesaria para que la posterior realización de su trabajo sea impecable.

El perfil de Vigilante de Seguridad que se precisa en cada caso, viene definido por los condicionantes del servicio. Trabajos con nocturnidad, en los que se requiera un trato directo con el público. Algunos servicios en los que el trabajo en equipo es imprescindible o los que se realizan a la intemperie. Pero al margen de esos condicionantes o circunstancias, la selección siempre se hace en base a cinco áreas de examen sobre el candidato:

  • las características personales propias,
  • la dimensión profesional del candidato,
  • la dimensión social del mismo,
  • el área psicológica,
  • las aptitudes.

Una vez pasado este proceso de selección, y superado el correspondiente examen médico, el candidato pasará a formar parte del equipo de Vigilantes de Seguridad de SERLINGO SEGURIDAD.

Vigilante de Seguridad - Serlingo Seguridad Privada de Madrid
Vigilante de Seguridad - Serlingo Seguridad Privada Madrid

Vigilante de Seguridad – Formación

SERLINGO SEGURIDAD, entiende que un vigilante de seguridad, debe estar en un proceso continuo de formación. La base para el éxito de nuestro trabajo es la formación de nuestro personal. Un  servicio de calidad solo puede darse con los mejores vigilantes de seguridad.

En todo caso, la formación de carácter general ha de cumplir lo establecido en la Normativa vigente, determinada por la resolución del 19 de enero de 1996 de la Secretaría de Estado de Interior en cumplimiento de la Orden del Ministerio de Justicia e Interior de 7 de julio de 1995, que comprende los siguientes módulos de formación:

A) Área Jurídica

  • Derecho Constitucional
  • Derecho Penal
  • Derecho Procesal-Penal
  • Derecho Administrativo Especial
  • Derecho Laboral
  • Práctica jurídica

B) Área Socioprofesional
C) Área Tecnicoprofesional
D) Área Instrumental
E) Pruebas de aptitud física.

Pero no podemos quedarnos en lo que marca la formación básica. Si así lo hiciésemos no estaríamos en condiciones de buscar la excelencia, un servicio de gran calidad. Fomentamos la especialización de algunos de los miembros de nuestro equipo. Teniendo en cuenta sus condiciones personales, la especialización de nuestros vigilantes de seguridad, se hace en las siguientes áreas:

  • Vigilante de Explosivos.
  • Técnicas específicas de protección de personas.
  • Conducción evasiva y defensiva.
  • Prevención y extinción de incendios.
  • Protección general y planes de evacuación de edificios; (centros de procesos de datos, grandes superficies comerciales, edificios de oficinas, etc.).
  • Formación específica para otros servicios especiales.